lunes, 5 de julio de 2010

Bocaditos poéTICos en Novadors

 
 

Enviado por Adrià a través de Google Reader:

 
 

vía Re(paso) de lengua de Antonio el 2/07/10


Ayer estuve en Gandía, en Novadors 2010, donde, además de disfrutar de la compañía de los organizadores (Jordi Adell, Vicente Campos, Sergio Mestre, Francesc Llorens, Josep Lluis Ruiz, Miquel Ortells, etc.), puse cara a muchos más amigos virtuales (sobre todo a Anibal de la Torre, a quien tenía muchísimas ganas de conocer). Allí presenté mis experiencias con la poesía en el aula, sobre todo las relacionadas con 2º de ESO, un nivel en el que la poesía ocupa nuestro tercer trimestre del curso en los últimos cinco años. El título era Bocaditos poéTICos: Obrador de pastelería poética digital. La relación entre poesía y repostería me llegó casi como una inspiración, pero, al reflexionar sobre ello, me di cuenta de que ese vínculo no era casual; de hecho, las clases de lengua de este último trimestre se parecían más a una cocina que a un aula tradicional, y los profes nos movíamos como reposteros añadiendo aquí azúcar, allá levadura. Los puntos de contacto entre poesía y repostería eran estos:
  • Arte: En ambos casos, se construyen artefactos con un componente estético considerable.
  • Placer: Tanto confeccionarlos como degustarlos (poemas y pasteles) produce placer (o al menos se intenta).
  • Pecado: Había momentos en los que grabar y escuchar poemas, sin la presión del libro, de los ejercicios, de la libreta, del examen, de las notas... se convertía en una transgresión del currículo (todo apariencia, pues las actividades encajan en las competencias básicas).
  • Tradición: Sea para dar continuidad a lo existente como para salir de los moldes establecidos, la poesía y la repostería nos vinculan a lo tradicional, a las raíces de lo que somos.
  • Aprendizaje: Construir, leer, escribir, recrear, recitar, amasar, espolvorear, hornear, publicar... ¡cuánto se aprende!
La cita de un poema de J.V. Foix pretendía sellar esa vinculación entre poesía y repostería, pues el poeta, tras la guerra, tuvo que sublimar su poesía trabajando en la pastelería familiar.
Las muestras repostería poética que menciono van desde lo más simple a lo más exquisito. El flan de sobre serían las diapositivas de fotos con trabajos manuales dentro de la actividad "Poesía eres tú"; no son ejercicios TIC strictu sensu, pero abren camino a que se difundan experiencias poéticas en el aula. Las galletitas son grabaciones de poemas en mp3 utilizando Audacity. Esas grabaciones se pueden subir a Goear, a Divshare o a cualquier otro lugar, para ser publicadas en los blogs. En el milhojas se combina lo "audio" con lo "visual"; en realidad un slidecast es una presentación con audio, en este caso una canción-poema de Aute, aunque podría mejorarse con producciones del propio alumnado. La bollería industrial irrumpe de la mano del brazo de gitano, un símil que responde a esa tira de grabaciones directas sobre la red, sin necesidad de programas ni archivos mp3 (la desventaja es que sólo funciona cuando la conexión es fiable). La tarta de celebraciones tenía que ser el póster digital, Glogster, la herramienta de moda (os recomiendo la presentación de otra ponente en Novadors, Marisa de Dios sobre ello). Y, para finalizar, el soufflé, el minimalismo de Prezi; aunque me he atrevido con Pedro Salinas, recomiendo la visita del caligrama de Miguel Calvillo sobre un poema de Góngora.
Espero que os haya servido para abrir el apeTICto.


Addenda: A la hora de publicar esta nota, había problemas para cargar algunas páginas de Prezi. Espero que pronto estén disponibles estos poemas.

 
 

Cosas que puedes hacer desde aquí:

 
 
Publicar un comentario

Feeds que he leido

Compartidos desde el Reader

Twitter